Doctrina y Devoción

Arte de las órdenes  religiosas en el mundo hispano de los andes

Fue la muestra de pinturas de 13 artistas Sudamericanos  atreves de los siglos XVII y XIX que se presento en el Instituto de Arte de Chicago  hasta el del verano del 2016.

La exhibición introduce al visitante a la imaginaria producida por diferentes órdenes católicas que trabajaron el los Andes Españoles -Los Dominicos, Franciscanos, Mercedarios y Jesuitas- examinando las políticas sobre la iconográficas que cada grupo desarrollo para competir por devotos y predominio en l zona.

En 1532 Francisco Pizarro llegó a Perú con el mandato de Carlos V de imponer la ley y el orden española, así como la religión católica romana a la sociedad indígena. La bula Inter Caetera expedida por el Papa Alejandro VI en 1493, que definía un meridiano de occidente a sur de un polo a cien leguas del oeste de la azores y del cual todas las tierras halladas y por hallar pertenecían a España.  Esta directriz no solo definió las áreas a ser gobernadas si no que incluyo el mandato de introducir el  cristianismo a estas tierras.  El texto proclamó “Que en nuestro tiempo la fe católica y la religión cristiana sean exaltadas y que se apliquen y difundan por todas partes, se procure la salvación de las almas y … las naciones bárbaras sean abatidas y atraídas a dicha fe ”.

La descomunal tarea de convertir al cristianismo a a todos los pueblos indígenas de los pueblos de ultramar de España recayó en gran parte en la órdenes religiosas, en lugar del clero secular o parroquial. La fuerza de la clase gobernante Inca y el amplio alcance y la accidentada geografía del imperio Inca, entre otras dificultades, como una guerra civil entre los terratenientes españoles, hicieron que la colonización fuera más problemática y prolongada para los españoles que lo que habían experimentado en México. Los misioneros desempeñaron papeles cruciales en la instalación de orden cívico español y la difusión del catolicismo al establecer instituciones eclesiásticas en centros urbanos como Cusco y la nueva capital de Lima, y viajar a las parroquias fronterizas llamadas “doctrinas”,  donde las poblaciones de indígenas habían sido reubicadas. Erigieron conventos, iglesias, seminarios y escuelas. Predicaron y cantaron, pusieron en escena dramas religiosos, organizaron festivales y procesiones. Para una población indígena carente de tradición en el lenguaje escrito, los misioneros dependieron en gran medida de obras de arte para ilustrar sus sermones y lecciones par ayudarles a ganar conversos.

Tras la reforma protestante, la iglesia católica adopto el uso de las imágenes como herramientas pedagógicas y como instrumento de devoción, y las ordenes religiosas en Sudamerica se apoyaron en ellas de una manera similar.  — como materiales didácticos empleados en la enseñanza de los nuevos converso, y en los últimos años como un medio de difusión de las devociones especificas para sus propios intereses. mientras el objetivo final de estas órdenes religiosas era el mismo, cada orden promovió la imaginaria conectada a su propia historia e identidad.

 

The Capture of the Inca - The Victoria and Albert Museum -

LOS DOMINICOS

La Orden de los Dominicos (la Orden de Predicadores) fue iniciada en Francia por el sacerdote español Santo Domingo de Guzmán (1170 -1221) y aprobada formalmente por el papa en 1216. Junto co  los Franciscanos , fundados alrededor de la misma época. los dominicos eran conocidos por trabajar dentro de la comunidad, especialmente en los centros urbanos, en lugar de vivir una vida de oración aislada dentro de las paredes del claustro, la orden se comprometió a luchar contra la herejía por medio de la predicación y la enseñanza a la gente directamente. Los dominicos se extendieron desde europa hasta el norte de África, Asia y América.  En 1532, cuando Pizarro hizo su incursion en Perú, estos organizaron el primer esfuerzo misionero alai. Dos años mas tarde establecieron conventos tanto en Cusco como en Lima y para mediados del siglo su numero había crecido considerablemente en toda la región. Destacados mecenas del arte en Europa desde el momento de su fundación, los dominicos al igual que todas las ordenes religiosas activas en Sudamerica, encargaron obras de arte que representaran historias de la iglesia y de la orden. Estas fueron empleadas como decoraciones pars las casas religiosas, como herramienta para explicar los conceptos doctrinales que podrían ser difíciles de  entender para los nuevos conversos, y como ilustraciones de la vida, obra y milagros de santos. Muchas pinturas representaban la santa más destacada afiliada a la orden en Sudamérica, Rosa de Lima ( 1586-1617), quien en 1671 fue la primera persona nacida en América en ser canonizada. Cuando era una niña de corta edad, Rosa decidir dedicar su vida a la religión y nunca contraer matrimonio. Emulando a Santa Catalina de Siena, una terciaria dominicana, se unió a la Tercera Orden de santo Domingo en Lima y adopto en estilo de vida extremadamente ascético, dedicándose a la oración y la emulación del sufrimiento de Cristo. Rechazo todas las comodidades; recluida en casa de sus padres, comía y dormir poco, llevaba una corona de espinas hecha de metal. Un lienzo del siglo 18 la muestra bordando el nombre de Cristo (ella vendía esas piezas para ayudar a su familia y a los pobres). la conexión entre su vida contemplativa y activa se da a entender mediante a la milagrosa aparición del Niño Jesus, que inspiraba su meditación mientras ella trabajaba, en el fondo hay dos incidentes relacionados con ls santa. La vemos siendo atacada por el demonio en forma de un perro sarnoso, que intenta interrumpir sus oraciones; en otra escena esta practica el acto de auto flagelación para intensificar su sufrimiento semejante al de Cristo. las aves nativas prominentes que se observan por encima de las dos escenas son un rasgo distintivo de la escuela cusqueña de pintura, un símbolo local apropiada para la representación de esta santa patrona del Perú.

Santa Rosa de Lima

LOS MERCEDARIOS 

La Orden de la Merced (la Orden de Nuestra Señora de la Merced) fue fundada en 1218 en Barcelona por San Pedro Nolasco (1189-1256) y fue formalmente reconocida por el papa en 1236. Al igual que los dominicos t los franciscanos, fundados al rededor de la misma época, los miembros de esta orden se dedicaron a la caridad. También se centraron el rescate de los cristianos capturados por los musulmanes en escaramuzas y guerras en el norte de África, España y tondo el Mediterráneo . En el siglo 16 la orden de los mercenarios asumir responsabilidades adicionales, entre ellas la evangelización en Sudamérica, donde fue la orden mas frecuentemente implicada en las misiones. tras establecer una base en Santo Domingo en 1513, los mercenarios se expandieron a Nicaragua en 1528 y luego a Sudamérica , al erguir conventos en Cusco y Lima hacia 1535.

El árbol genealógico de esta Orden de la Meced expone la historia de la orden por medio de sus santos y frailes notables. Usando una formula derivada de las representaciones del árbol de Jesé, que traza el linaje de Cristo, la obra representa un tronco que brota del cuerpo de San Pedro de Nolasco, y ramas que albergan a los miembros importantes  de la orden, que habrían de ser identificados debido a sus atributos. En la parte superior del árbol, la Virgen de la merced lleva el habito blanco de la orden y esta entrada sobre el escudo de los mercenarios, que representa en el escapulario usado por los miembros. Esta pintura fue creada para la decoración de un establecimiento fundado por los mercedarios. Árboles genealógicos como este se encontraban en conventos y monasterios en toda Latinoamérica, pero eran raros en Europa para la época.

Árbol Genealogico de la Orden de la Merced

LOS FRANCISCANOS

San Francisco de Asís (1181/82 – 1226) fundo la Orden de los Franciscanos (La Orden de Frailes Menores) en 1902. Al igual que los dominicos, los franciscanos se dedicaron a trabajar en la comunidad; adquirieron una enorme popularidad, y se formaron varios franciscanos separados, entre ellos los capuchinos (oficialmente reconocidos como una orden distinta en 1619). Los frailes franciscanos tuvieron repercusiones particulares en la evangelización de México y también estuvieron en Perú, aunque en menor número. Los primeros franciscanos probablemente llegaron a Sudamérica en 1532 desde Nicaragua rápidamente fundaron monasterios en Cusco, Lima y Quito, sitio de su primera sede.

La iconografía observada en la divina pastora fue desarrollada por la orden de los capuchinos para ilustrar una devoción que fue muy promovida a principios del sigo XVIII, cuando el moje capuchino Isodoro de Sevilla (1962-1750) tuvo una visión de la Virgen María en traje de pastora, con un cayado y sombrero de ala ancha. En la visión, estaba ataviada con una única roja y un manto azul, y alimentaba a las ovejas con rosas, que representaban las oraciones del rosario. La imagen de la Virgen pastoreando ovejas (que representan a los no convertidos) hacia el rebaño católico coincidía con la misión capuchina en América. La elegancia de esta pintura, con su Virgen María graciosa, y flores delicadamente pintadas, indican la popularidad de la imagen entre los coleccionistas sofisticados. La técnica de decoración con pan de oro o pintura de oro, llamada “brocateado” es un sello distintivo de la pintura Sudamericana de la época, sobre todo de la escuela cusqueña.

La Divina Pastora

LOS JESUITAS

La orden de los Jesuitas (compañías de Jesús) fue fundada después de la colonización inicial del nuevo mundo y fue una de las últimas órdenes en llegar a América. Fundada en 1534 en Francia por San Ignacio de Loyola (1491-1556), la orden fue reconocida oficialmente por el Papa en 1540. Su primera misión en Perú fue establecida en 1568, justo antes de un periodo de intensa reorganización política y religiosa bajo el Virrey Francisco de Toledo.

El culto de nuestra Señora de la Luz se originó con los Jesuitas y frailes de la orden lo difundieron en todos los sitios donde trabajaron, incluso Sudamérica. En 1722 un sacerdote jesuita en Sicilia instala una pintura de la Virgen María para llevar en viajes de misión. La Virgen apareció en una visión y le indicó cómo debería ser representada: ataviada con un manto azul y rodeada de serafines que la están coronando. En la pintura inspirada en esta visión, se ve la virgen entendiendo la mano para sacar del infierno el alma de un pecador. Un ángel arrodillado aparece a su izquierda, ofreciendo un cesto lleno de corazones al niño Jesús, quien los toma y los pone en llamas con su amor.La virgen indicó que debería ser llamada “María madre santísima de la Luz”.

Las inscripciones en la parte inferior de esta pintura representan oraciones  a la Virgen María y una promesa de ochenta días de indulgencia y recompensa por orar a nuestras Señora de la Luz. La devoción a este culto se extendió con el tiempo más allá de la compañía de Jesús: cuando se pintó este cuadro en 1807, los Jesuitas habían sido expulsados del imperio español, penalizados por la supresión 1767 después de las luchas políticas y económicas con el Rey Carlos III. Como muestran las pinturas, todas las órdenes católicas activas en Sudamérica durante el periodo virreinal trataron de utilizar la imaginaria religiosa para ganar conversos y para instruirlos y dirigirlos en la fe. Pinturas relacionadas con las ordena también fueron encargadas y adquiridas por los católicos en todas las colonias para la devoción privada.

Nuestra Señora de la Luz 1807
Share This