Esta pintura de 120 x 85 cm pintada el 02 de Junio del 2015 es uno de mis trabajos favoritos. Creo que la paleta y la mezcla de colores de esta obra es un tanto mas suave, a diferencia de otros trabajos. El tono de los azules entre el cerúleo, el acero con leves matices Lumiere y un poco de blanco de titanio van perfectamente de la mano. En los ocres y verdes un poco de tierra sombra tostada.

 

En ritmo descendente crea la unión entre agua y la tierra, este ángulo crea la sensación de obertura, invitando a mirar hacia lo profundo, los claros estabilizan el centro de la obra de manera suave, creando una partición de tres niveles. Hay una ruptura que mengua, la tierra baja de intensidad donde los ocres son mas intensos y los claros tienden cubrir donde las sombras prevalecen, Ahí en este lugar encontramos un contra punto turquesa, un punto de atención ligero. A contra posición un cerúleo en diagonal acentuando. Habrá que contar el ritmo de las diagonales, hasta llegar a estas con un peso en azul acero, que se van perdiendo hacia la parte superior derecha del cuadro.

 

¿Que significa?

Bueno como ya lo habrás notado por la breve descripción y la obvia invitación a creer en el titulo de este trabajo – y casi todos de esta serie – intenta describir un paisaje, (otros representan solo el flujo de los elementos). En este caso el agua tocando la tierra, un litoral, una costa. La vista es un poco alzada. Pero al final de cuenta representa un instante en un paisaje. A veces me parece que es la punta de un glaciar tocando tierra, por lo frio de paleta azul. Se trata de la recreación de paisajes fantásticos que solo viven en la mente, en el recuerdo.

 

Share This